Se huele el mar

Se huele el mar
de oler,
se uele mal
al holer.

Una hache que se va
cambia de lugar
transformando la belleza de la mar
en letras de lectura vulgar.

Una letra sorda
en educación escolástica y sonora
coarta en el cerebro siervo
la libertad de un universo,

una letra sin importar
rasga sin piedad el sentimiento
porque así lo quiero,
vendaval en anciano hogar.

No lo recuerdo,
yo solo sé de la mar,
de hermosuras,
de escrituras...

Vagones de letras en trenes de palabras
recorren el final de una vida larga.

Join