Cinco hijos en el olvido

Las vidas a su aire,

sin olvidar a madre

asomada en trocitos de historia

en una vida no recordada,

a trozos,

ser padre es olvido

igual que son olvido cinco hijos.

Como que recuerda poco

poco a poco crece la memoria anciana.


Y los cambios sin saber ya cuántos

y sin recordar cuándo pasaron,

todo evolucionando tan despacio

del ser al no saber.

Hoy miramos entre lágrimas,

las lágrimas otra vez

corriendo en cataratas oteando el azul de sus pupilas

en su mirada,

la mirada que nos llenaba en las lágrimas,

mientras lo miro,

llovidas por el olvido.

Mientras lo mira

una madre que no consigue entender nada.


Cinco hijos,

cinco océanos de mares en lágrimas de madre

hoy difuminada la sonrisa,

cinco oscuridades en la cabeza del padre.

Sonrisas y olvidos.

Las sonrisas de una madre

en el llorar de un hijo,

sonríe un hijo a la madre

que llora al marido en su olvido.


Vive feliz mi padre,

yo, llorando, sonrío.

Join